La Subsecretaría de Fiscalización procedió a la clausura del local de ferretería ubicado en Neuquén al 1245.

Allí se constató que no se encontraba habilitado el espacio posterior del local, donde se produce la caída del cielorraso.

Del mismo modo se clausuró el espacio de ventas por encontrarse vencidos los matafuegos, en presencia de mucho material de comercialización combustible.

Las actuaciones fueron elevadas al Tribunal de Faltas.

En otro orden al existir personas accidentadas en el siniestro participó personal policial. También de Obras Particulares del Municipio. Interviene la fiscalía en turno.