Cada 26 de enero se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental.

La fecha tiene su origen en 1975, año en que se celebró en Belgrado -capital de la República de Serbia-, el Seminario Internacional de Educación Ambiental donde participaron expertos de más de 70 países.

En este evento se establecieron los principios de la Educación Ambiental en el marco de los programas de las Naciones Unidas y como resultado se publicó la Carta de Belgrado, en la cual se plasman las reivindicaciones fundamentales de la Educación Ambiental.

¿Que se entiende por Educación Ambiental?

La educación ambiental es un proceso para desarrollar conocimientos, valores, actitudes y prácticas que permitan una relación sostenible entre la sociedad y el entorno.

Es un campo de intervención pedagógica que impulsa procesos educativos integrales orientados a la construcción de una racionalidad ambiental. En ese marco, distintos conocimientos, saberes, valores y prácticas ambientales confluyen y aportan a la formación ciudadana y al ejercicio del derecho a un ambiente sano, digno y diverso.

Se propone relacionar al ser humano con el entorno en el que vive, de manera de sensibilizar y buscar un cambio de actitud que favorezca el cuidado y la protección del medioambiente, para su conservación y para el mejoramiento de la calidad de vida.

Ley de Educación Nacional N° 26206

En su artículo 89, la Ley de Educación Nacional establece: “El Ministerio de Educación, en acuerdo con el Consejo Federal de Educación, dispondrá las medidas necesarias para proveer la educación ambiental en todos los niveles y modalidades del Sistema Educativo Nacional, con la finalidad de promover valores, comportamientos y actitudes que sean acordes con un ambiente equilibrado y la protección de la diversidad biológica; que propendan a la preservación de los recursos naturales y a su utilización sostenible y que mejoren la calidad de vida de la población”.

Estamos en permanente interacción con el ambiente, nuestra forma de vida está influida por él y nuestras acciones, a su vez, lo modifican. Es importante que la educación ambiental promueva cambios culturales al establecer la conexión entre la conducta personal y los problemas del hábitat.