En Bahía Blanca existe un programa de de Pilas hace más de 23 años. Sólo en el 2020, se dispusieron 5840 kg de pilas.

Las pilas ya gastadas pueden llevarse a cualquier sucursal de la Cooperativa Obrera o a las casas de pilas.

Lo recaudado desde estos puntos de recepción es trasladado a Saneamiento Ambiental, donde se disponen para enviarlas a IPES, relleno de seguridad.

Retirar las pilas usadas del ambiente es muy positivo ya que al disponerlas correctamente se asegura que no contaminen, y las empresas que son parte de este programa ayudan así a este círculo virtuoso.